Panel de debate sobre el Parlamento Global en Washington D.C.

Secretariat, 28. marzo 2009

Durante su reunión anual del 19 al 21 de marzo en Washington D.C., la asociación Citizens for Global Solutions (CGS) presentaron una sesión plenaria para discutir sobre el tema, ¿Está el Mundo Preparado Para Una Asamblea Parlamentaria? organizado por la fábrica de ideas de CGS, el Instituto Federalista Mundial. El panel consistió de cuatro oradores: Faye Leone, Oficial del Programa Para la Gobernabilidad Democrática Internacional del Movimiento Federalista Mundial; Jeffrey Laurenti, Principal Colaborador y Director de Programas de Política Exterior de la Fundación Century; Andrew Strauss, Profesor de Derecho Internacional de la Facultad de Leyes de la Universidad Widener; y Fernando Iglesias, Miembro del Parlamento, Cámara Baja Argentina. El moderador de la sesión fue Joseph Schwartzberg, Profesor Honorario de Geografía de la Universidad de Minnesota.

La Sra. Leone dijo una historia breve del movimiento para formar una Asamblea Parlamentaria de las Naciones Unidas (UNPA, por sus siglas en inglés) e indicó la tensión clave entre el tamaño de una asamblea parlamentaria y el tamaño de los distritos electorales representados. Luego, el Sr. Laurenti expresó su escepticismo acerca del éxito de una UNPA global. El clave de su objeción fue de que si más de la mitad del mundo opera bajo regímenes que no democráticos, ¿qué autoridad poseería una UNPA? y más aún, ¿por qué deberían participar los diseñadores de políticas?

El Dr. Strauss manifestó que el status quo internacional no representa a personas, y por lo tanto carece de autoridad para tratar de manera efectiva las amenazas globales como la aniquilación nuclear. Reconociendo el punto de Laurenti de que inicialmente una UNPA carecía de poder para la toma de decisiones, Strauss planteó que al representar a ciudadanos adquiriría más autoridad que lo cual finalmente llevaría al poder político. Siguiendo la misma lógica, el Sr. Iglesias utilizó la palabra en español "parlamento" que se deriva de la palabra de raíz latina "hablar," para enfatizar que un parlamento es un lugar en donde la discusión ocurre, inclusive si la acción no puede ser llevada a cabo de inmediato. También dio un relato acerca de varios casos en la historia en donde el cambio social parecía imposible, como la erradicación de la esclavitud, pero fue logrado finalmente mediante el debate público y la presión política.